¿Qué es el ascetismo?



El ascetismo o ascética es la doctrina o pensamiento con matices filosóficos y religiosos que basa su idiosincrasia en la exaltación del alma, del espíritu, huyendo de  los placeres materiales y carnales, buscando una abstinencia completa que promueva una purificación completa del ser.

Cabe indicar que el ascetismo no un dogma estricto e inmutable, existen diversidad de pensamientos vinculados que profesan de una manera u otra la abstención de placeres. Algunas doctrinas niegan los placeres materiales, no los de otro índole; otras doctrinas lo niegan todo llevando a sus seguidores a una vida completa de abstinencia (un buen ejemplo fueron los cátaros de la región occitana francesa).

El ascetismo podría resumirse como la corriente de pensamiento que busca la purificación del alma humana entorno a la completa abstinencia de los placeres materiales y/o carnales.

El ascetismo intenta eliminar las necesidades del placer en el hombre porqué las consideran en un orden inferior, y para llegar a la purificación del alma y el ascenso místico o a otros estamentos sobrenaturales o celestiales, los placeres únicamente son un lastre, una prueba para el ser humano en el mundo mortal.

El ascetismo es un pensamiento muy antiguo, muy profesado en la antigua Grecia, así como con mucha asimilación en Oriente, donde se evidencia que lleva muchos siglos profesándose en mayor o menor grado.

El ascetismo pasó a un mayor marco espiritual cuando diversas religiones lo asimilaron como una vía de acceso al paraíso; en definitiva, para salvar el alma. El cristianismo lo promulga entre los clérigos, así como entre toda persona perteneciente a sus órdenes religiosas (voto de castidad, por ejemplo). El budismo y el islamismo también lo tienen muy presente en sus doctrinas religiosas, así como el judaísmo entre otras muchas religiones minoritarias.

Podría considerarse que el ascetismo ha sido aceptado como parte indivisible de la esencia religiosa y espiritual necesaria para mostrar la fe y la purificación del alma. Fuera de elementos religiosos o filosóficos, el ascetismo pierde en demasía su importancia y profesión.


Comparte esta publicación en:



¿Te ha gustado? Coméntanos

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

17 − dos =