¿Qué son las criptomonedas?



Una criptomoneda se puede definir, de manera resumida y contextualizada, como el dinero virtual que es utilizado en las transacciones informáticas y en el mundo de Internet. Las criptomonedas puede considerarse el sustituto informático del dinero convencional dentro de la red, y asimilan las funciones financieras de éste, confiriendo un nuevo intercambio económico.

Las criptomonedas o criptodivisas son un sistema virtual de transacciones e intercambio económico utilizado en medios virtuales, que centra su funcionalidad en la criptografía para segurar su creación, uso, verificación y control.

Las criptomonedas no funcionan como una moneda física, y su proceso de creación, transacción e intermediación bancaria no existen. Las criptomonedas funcionan dentro de una cadena de bloques (blockchain) que las hacen esencialmente individuales, fuera del control de terceros y de pleno control de su titular. De esta manera, las transacciones en criptomonedas se basan en la operatividad de una cadena de bloques (un símil a servidores, por ejemplo) operados por diferentes usuarios de la misma cadena, que mediante la encriptación controlan, verifican y validan cada una de las transacciones entre usuarios del blockchain.

Podemos entender las criptomonedas como la base virtual de la economía, fuera del control de estados y entidades, así como de bancos o intermediarios, las cuales utilizan la criptografía para la seguridad de la cadena y su operatividad. 

Su creación también difiere considerablemente de las monedas habituales, y la manera de “fabricar” estas criptomonedas se centra en el trabajo informático, matemático y tecnológico de los propios usuarios, denominados “mineros”. Mediante los trabajos virtuales de estos mineros se recompensa su labor con la creación de nuevas criptomonedas, las cuales entran en el curso del blockchain y obtienen plena disponibilidad y operatividad. Ya no es preciso fábricas de monedas, ni bancos que hagan de intermediarios, se ha ido evolucionando en la idiosincrasia de los intercambios, minimizando los elementos a la vez que se ha potenciado su sincronicidad, seguridad e inmediatez. Es la evolución tecnológica, la cual ni el dinero puede parar.


Comparte esta publicación en:



¿Te ha gustado? Coméntanos

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

13 + 3 =